1. posicionar tu blog

Imagínate que tienes un negocio dedicado a producir rutinas para practicar yoga en casa. A medida que las páginas de resultados de los motores de búsqueda se vuelven más abarrotadas, tus probabilidades de obtener una palabra clave del sector, como “yoga”, comienzan a disminuir.

Pero este no es el fin del mundo. En la actualidad, la gente se hace preguntas más concretas, del estilo: “¿Cómo puedo aprender yoga?” . De esta manera obtiene la información que están buscando, más rápido.

Como era de esperar, Google respondió a este cambio de comportamiento mediante la introducción de RankBrain – un sistema de inteligencia artificial de aprendizaje mecánico – así como Hummingbird – un algoritmo de búsqueda diseñado para centrarse en el significado detrás de los términos de búsqueda que se utilizan.

¿El resultado? Un número creciente de variaciones de palabras clave de cola larga (long tails) que se buscan regularmente dentro de un tema.

Pero con tantas posibilidades de temas, ¿cómo puedes estar seguro de que acertarás con las palabras correctas? Para ayudarte a evitar perder tiempo en temas y juegos de palabras clave que no te generarán un retorno significativo a tu empresa, hemos creado un proceso sencillo para que valides tus ideas antes de empezar a escribir. Compruébalo abajo.

Tres pasos sencillos para posicionar tu blog

 

1) Conoce a tu audiencia

Idealmente, ya estás realizando estudios de mercado y pensando en tu público antes de comenzar a escribir un contenido. Pero en caso de que no lo estés, o tienes que refrescar tu memoria, he aquí algunas preguntas que debes hacer cuando estás pensando ideas de contenido de blog:

¿Quién busca información sobre este tema? ¿Cuáles son sus edades, roles laborales y características demográficas?

¿Qué emociones quieres evocar? ¿Cuáles son sus objetivos?

¿Qué quieres que los visitantes hagan con tus publicaciones una vez que las lean?

Cuando tengas una idea más clara de los rasgos demográficos y psicológicos de tu público ideal, puedes utilizar esta información para fundamentar tu lista de ideas.

2) Crea un grupos de temas

Una vez sepas para quién estás escribiendo, averigua qué preguntas necesitan respuestas. Para empezar, piensa en proporcionar soluciones a tu público sobre los desafíos a los que se enfrenta. Por ejemplo, sobre el tema anterior del yoga, los problemas de tu audiencia podrían incluir: no tener suficiente tiempo para ir al gimnasio, falta de gimnasios cercanos, incapacidad para pagar una cuota en el gimnasio o altos niveles de estrés.

A partir de ahí, los vendedores deben hacer preguntas para determinar el ángulo específico del contenido. ¿Cuál es la mejor manera de entregar esta información – una publicación en el blog, un infografía o un video? ¿Qué contenido ya se ha publicado sobre el tema, y qué ángulo puedo seguir para diferenciar el mío?

Una de las mejores maneras de organizar tus pensamientos es a través de un grupo de temas – una nueva forma de elaborar estrategias de contenido de blogs orientado hacia la evolución de la búsqueda.

Continuando con el ejemplo del yoga, supongamos que quisieras crear un grupo de temas centrados alrededor de “yoga” como el tema principal. Entonces, harías subtemas que están relacionados con el yoga, pero basado en palabras clave del tipo long tail que son más fáciles de clasificar en las búsquedas. Estos podrían incluir “entrenamientos en casa”, “ejercicios para aliviar el estrés”, “yoga para principiantes” y “clases de yoga en línea”.

Al agrupar ideas alrededor de un tema central que es relevante para tu audiencia, se hace más fácil generar contenido que sabes que resonará.

3) Utiliza herramientas para revisar tus temas

Una vez que tenga temas en mente para las publicaciones del blog, haz algunas pruebas: Estas son algunas de las herramientas que puedes utilizar para determinar si vale la pena escribir sobre un determinado enfoque:

TitleTester: Como el nombre de la herramienta sugiere, TitleTester te permite conectar diferentes opciones de título a la herramienta para analizar cuál tiene la mayor tasa de clics. Utiliza esta herramienta para probar diferentes ángulos sobre un tema y ver cuál genera más interés.

Twitter Encuestas: Pide a tus seguidores que voten sobre qué temas les interesa más leer. Utiliza estos datos para guiar tu tema antes de comenzar a escribir.

Chats de Twitter: Averigua qué chat de Twitter se aproxima más a los temas que estás escribiendo, haz clic en el hashtag y mira qué tipos de preguntas la gente está buscando solucionar. Eso te dará una brecha de contenido que tu blog podría llenar con recursos para tu audiencia.

BuzzSumo: analiza cuántas veces se ha compartido una URL a través de redes sociales o está vinculada a otro dominio. Haz un análisis rápido de lo que la competencia está escribiendo.

Comentarios del blog:

¿Tu blog tiene comentarios habilitados? Si no, debería tenerlos, porque la regeneración de tus suscriptores es la respuesta exacta a las preguntas que quieres solucionar. Obtén comentarios positivos y constructivos de los lectores para mejorar tu estrategia.

Una vez que hayas agregado las respuestas a las diferentes pruebas y las preguntas que has hecho a tu audiencia, elije un tema y un título empieza a escribir tu entrada en el blog.

Calidad> Cantidad

Debes hacer predominar la calidad del post del blog y la relevancia del texto sobre la cantidad. Si escribes múltiples entradas de blog sin que haya detrás una revisión de la estrategia, te será difícil clasificar la búsqueda y lograr los objetivos de generación de leads.

Basándote en los datos de la aplicación de palabras clave, la estrategia de contenido y el generador de temas podrás escribir contenidos mucho más relevantes y de calidad.

¿Quieres saber por qué es importante el contenido en tu estrategia de marketing?

Descárgate nuestro ebook: LA ESENCIA DEL INBOUND MARKETING