La clave del éxito en Social Media

Social Media e interacción

En Social Media, el tamaño de las redes sociales es importante, pero más importante es tener un target ligado a tus redes sociales que sea afín a tu proyecto y que esté motivado con tus servicios.

Para el Social Media, dar el clavo en este aspecto es fundamental para que luego tu entorno online funcione a la perfección. Para ello el Social Media debe tener presente que son los fans quienes te buscan a ti y no al revés. Este proceso, a corto plazo, parece mucho más lento que la opción de promocionarse, pero a la larga es más efectivo si quieres dedicarte al Social Media.

Nos gustaría poner como ejemplo www.firesifestesdemallorca.com, cuyas redes sociales gestiona, dinamiza y actualiza Esfera Comunicación como Social Media. Su Facebook pasó en una semana de tener casi 2.000 fans a casi 5.700. De forma natural, esta comunidad no sólo creció en tamaño, sino que también aumentó en viralidad, interacción y participación de forma espontánea. De tal manera que, ahora mismo, casi son los propios fans los que llevan y marcan el ritmo de la página

Gestión de Social Media

Renovación web y social media para fires i festes de Mallorca.

Fases de la estrategia en social media

Una estrategia en Social Media se divide en tres fases diferenciadas que nos permiten primero conocer y definir; segundo, ejecutar y coordinar y, por último, medir y evaluar el éxito.

Fase de definición en Social Media

Estudio y creación de un informe de análisis Social Media que nos permite concretar el punto inicial de un proyecto, contestando preguntas del tipo ¿cuál es la dinamización realizada hasta ahora? ¿Qué calidad de contenidos y comunicación se ha obtenido a cambio? ¿Qué frecuencia de actividad y participación se ha tenido? ¿Existían objetivos marcados con anterioridad en la comunicación en línea?

El Social Media debe definir unos objetivos concisos y concretos que nos marcan el dónde y el qué es lo que queremos conseguir. Nos marcan el lugar donde la compañía quiere llegar y cómo pueden ayudar los medios sociales a alcanzarlos.

El diseño y puesta en marcha de un plan de acción que defina al Social Media las tareas e hitos principales que se deben cumplir, dentro de un tiempo determinado.

  • La definición de un plan editorial que permita al Social Media homogeneizar el tono, estilo y forma de comunicación, añadiendo los matices y características que pueden tener las diferentes ventanas sociales (no se comunica exactamente igual en Facebook, que en Twitter, donde la limitación a 140 caracteres no permite el mismo tipo de comunicación).

Fase de ejecución en Social Media

La segunda fase de una estrategia social media es, en suma, el trabajo diario que los community managers llevan a cabo. Es quizás la parte más visible y conocida y es la que justifica y da valor a la estrategia definida en la anterior fase.

La gestión diaria del Social Media de la misma o vertebración (community management de base) y la dinamización activa (acciones de estimulación). La primera dota de sentido y de estructura, la segunda es una agitación para hacer la comunidad vibrante y atraer nuevos miembros a la misma, a un ritmo superior al que lo haría la “rutina” diaria.

Fase de medición en Social Media

La fase de medición (métricas o analítica de la web social), es la fase que indica al Social Media si el plan estratégico está implementado de forma correcta.

La analítica web es una disciplina en sí misma, y amerita un estudio mucho más extenso, pero se pueden definir cuatro grandes áreas de estudio a la hora de abordar una marca, producto o servicio y su relación con el entorno que le rodea. Estos índices son:

  • De actividad (tráfico): El Social Media debe medir la actividad de los nodos fuertes que introduce en la comunidad. Por ejemplo, un blog: su tráfico, sus páginas vistas y usuarios únicos, tasas de rebote, tiempos de lectura o permanencia, etc.
  • De tamaño (fans): las más directas y comunes, otorgan al Social Media la cantidad de seguidores y suscriptores de sus entornos. Suelen ser las más usadas, pero el Social Media debe tener cuidado de no caer en el error de ser las únicas que se usen para valorar sus estrategias, ya que por sí solas no aportan más información que el relativo tamaño de sus redes.
  • De influencia (referencias): es la métrica más importante si lo que busca un Social Media es que se hable de nosotros y ahorrarnos dinero en publicidad tradicional. Se trata de medir cuánto aprecian nuestros fans el contenido suministrado a través de los nodos establecidos, y cuánto lo retuitean o lo mencionan en blogs y redes sociales o cuántos pinchan en los enlaces que publicamos.
  • De vitalidad (interacciones): es la que mide la energía y la actividad de la comunidad, tanto en el diálogo que mantenemos nosotros con los miembros de la misma, como el que mantienen entre ellos. Por ejemplo, comentarios en un foro de soporte a cliente, en nuestro blog o en nuestras páginas de fans, menciones en Twitter, etc.

Éstas son las tres fases básicas para implementar un plan de social media adecuado. Continuaremos hablando de estrategias en Redes Sociales en posteriores post.

¿Os ha servido el artículo?